Pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades

Pagos fraccionados a cuenta del Impuesto de Sociedades: novedades 2016

Si su empresa calcula sus pagos fraccionados del Impuesto sobre Sociedades según el sistema de bases satisfarán una menor cuota.

Tributación de pagos a cuenta

En 2016, todas las empresas que tributan al tipo general del impuesto (incluyendo las de reducida dimensión), tributarán a un tipo fijo del 17%.

Además, si su empresa factura más de 10 millones de euros ya no deberá tributar a tipos incrementados, también tributará al tipo del 17%.

Otra de las novedades es que desaparece el pago mínimo del 12% del resultado contable para empresas que facturan a partir de 20 millones.

Dividendos

Si percibe dividendos, podrá computar la exención aplicable a este tipo de ingresos. Hasta 2015, si se percibían dividendos de empresas residentes en España, la exención no era aplicable a la hora de calcular los pagos fraccionados y sólo se podía computar un 75% de la exención si los dividendos procedían de empresas extranjeras.
Por lo que si su empresa factura hasta 6 millones de euros al año y calcula sus pagos según el sistema de cuotas, en febrero puede presentar una declaración censal y optar por el sistema de bases.

Más información sobre las novedades de los Pagos a cuenta en 2106.

Intereses de demora de actas de inspección: Gastos fiscalmente deducibles

Gastos fiscalmente deducibles: Interés de demora de acta de inspección

Se pueden considerar gastos fiscalmente deducibles los intereses de demora derivados de actas de inspección firmadas en el año 2015 según la Dirección General de Tributos, que ha respondido el 21 de diciembre de 2015 a la consulta V4080-15 en la que se pronuncia, a la luz de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, sobre si son o no gastos fiscalmente deducibles del Impuesto sobre Sociedades.

Interés de demora

El órgano consultivo reconoce en esta consulta el carácter indemnizatorio del interés de demora, pues se trata de un interés derivado de la mora, es decir del retraso en el pago de una deuda desde la fecha de vencimiento de la misma. Este carácter indemnizatorio del interés de demora se diferencia del de la sanción que recae sobre el acta, cuya finalidad es estrictamente sancionadora.

Gasto financiero

Por otra parte, se reconoce la calificación contable de los intereses de demora como gastos financieros, pasando a analizar si este gasto podría encuadrarse entre aquellos que tienen la consideración de no deducibles en aplicación del artículo 15 LIS.

Así, establece la consulta que:

Los intereses de demora no son gastos derivados de la contabilización del Impuesto sobre Sociedades.

Gastos fiscalmente deducibles

Los intereses de demora no tienen la condición de donativo o liberalidad, por cuanto no existe por parte de la entidad el animus donandi o la voluntariedad que requiere la donación o liberalidad, toda vez que estos intereses vienen impuestos por el ordenamiento jurídico.

En el caso de los intereses de demora, no nos encontramos ante gastos contrarios al ordenamiento jurídico, sino todo lo contrario, ya que son gastos que vienen impuestos por el mismo, por lo que tampoco cabe establecer su no deducibilidad.

Por tanto, teniendo en cuenta que los intereses de demora tienen la calificación de gastos financieros y el artículo 15 de la LIS no establece especificidad alguna respecto de los mismos, deben considerarse como gastos fiscalmente deducibles.

No obstante, teniendo en cuenta su carácter financiero, dichos gastos están sometidos a los límites de deducibilidad establecidos en el artículo 16 de la LIS.

El IVA deducible de los regalos de empresa a clientes

REGALOS A CLIENTES ¿ES EL IVA DEDUCIBLE PARA LA EMPRESA?

Cuando una empresa compra bienes para obsequiar a sus clientes, el IVA de dichos bienes no es deducible. Sin embargo, podremos utilizar dos alternativas para poder deducirnos el IVA soportado al comprar dichos regalos.

IVA deducible de los objetos publicitarios

La primera de ellas son los objetos publicitarios. Su IVA es deducible cuando el coste de los regalos entregados a un sólo destinatario no supere los 200 Euros y en ellos conste de manera indeleble el nombre de la empresa (hasta el 2014 el coste máximo anual era de 90,15 Euros). Por ejemplo, podrá regalar a sus clientes una pluma o botellas de vino siempre que lleven la etiqueta de su empresa.

IVA deducible de las muestras de productos

La otra alternativa existente son las muestras de los productos de la empresa. Se podrán regalar muestras que comercializa la empresa y también deducirnos el IVA.

¡Ojo! No son autoconsumos. No hay que “devolver” a Hacienda el IVA deducido en la compra.

Más información en el Blog de Pymes y Autónomos.